Emociones y Liderazgo: la combinación perfecta y necesaria para el ejecutivo del futuro